Vuelta al cole, a vueltas con el ahorro.

Septiembre ya esta aquí, y con ella, la vuelta al cole.

Nosotros la vuelta al cole como tal no la vivimos al 100% ya que como sabéis Pollito va a una madre de día y en agosto fue unos días, y después de un mes de vacaciones, fue súper contento y emocionado (tendría ganas de perderme de vista)

Aún así, la vuelta al cole la aplicamos en casa en todos los aspectos, desde hacer una limpieza general de casa, a planificar las rutinas de cara al invierno.

Como hay gastos que son inamovibles, ahí no podemos hacer nada, pero en otros si saco mi vena ahorradora, y parece que no, pero se nota. Ahí van mis trucos.

Como Pollito esta en pleno crecimiento, hay poca ropa que pueda aprovechar de el de un año a otro. Pero si repaso bien lo que tiene por si aunque sea un mes pueda aprovechar el ultimo pantalón largo que le regalaron por su cumpleaños. Tampoco es que le ponga los pantalones pesqueros, pero si en mayo le tenia que dar una vuelta a los bajos, ahora en septiembre se los pongo con todo el bajo fuera. Así veo lo que le queda bien y lo que no, y planifico un la compra de ropa. No voy a comprarle 2 pantalones de deporte si los que tiene le sirven ( y así para su santo sus titos le pueden regalar un chándal chuli). La ropa que no le queda bien la guardo para cuando haya un hermanito o la herede algún amigo o primo. La ropa de los peques no se estropea tanto como la nuestra, no les da tiempo con lo que crecen, y el heredar ropa (siempre que este en condiciones) lo veo algo genial. Nosotros tenemos unas camisetas chulisimas de este verano, y son de un buen amigo.

Con mi ropa hago lo mismo, tanto la de verano como la de invierno miro lo que me sirve, lo que no, lo que esta feo para mandar a reciclar o lo que puedo donar o dárselo a alguna amiga que le quede bien. La ropa puede tener varias vidas.  Siempre es bueno hacer un repaso y orden de armarios un par de veces al año, a veces encuentras tesoros que no sabias ni que tenias. Eso lo hice hace un par de semanas.

 

Otro truco para ahorrar, tanto tiempo y dinero: Cocinar.

Puede parecer una tontería, pero el planificar comidas y procurar cocinar en casa (y luego llevarte la fiambrera al trabajo o comer en casa) es un ahorro importante. Si elaboras un menú semanal o mensual, sabes lo que tienes que comprar y, aunque siempre cae al carro algún capricho, no te desvías de la lista y no compras cosas innecesarias.¿ A quien no le ha pasado eso de echar un par de botes de mayonesa/tomate/paquete de arroz y luego al colocarlo en la despensa darte cuenta  de que tenias 5 botes? Yo he llegado a juntarme con 3 paquetes de arroz mas uno abierto. Que si, que lo gastas, pero lo mismo no tenias otro alimento y no lo has comprado. Por eso la planificación de comidas ayuda, así como hacer un repaso de despensa/nevera antes de ir a comprar. Ah! algo importante, aprovechar los alimentos de temporada. Son los que están mas baratos y están mas buenos.

También cocinar para varios días y cocinar es un ahorro de tiempo. Se tarda lo mismo en hacer unas lentejas para dos que para seis, y si haces mas cantidad congelas en botes individuales y luego es nada mas sacar y calentar. Ideal para los días mas atareados.

20160819_16525920160818_121538

 

 

Un truco que todavía no he puesto en marcha pero que lo haré y mi madre hacia conmigo es el repaso de material escolar. Recuerdo que antes de empezar el curso me sentaba una tarde a ver los estuches y ver que boli tenia tinta, como estaban los lapices y las ceras y ver cuantas hojas le quedaban a las libretas. A veces tenia libretas con solo 3 hojas usadas, no merece la pena comprar una nueva si esta esta perfecta para el curso. Cuando ya era mas mayor y en la universidad, en lugar de usar libretas, lo que tenia era un archivador de anillas por lo que en lugar de comprar libretas, comprábamos recambios de hojas y en un mismo archivador podía llevar dos o tres asignaturas. El truco para no ir muy cargada es el tener un archivador de cada asignatura en el que vas metiendo los apuntes y lecciones pasadas, y un archivador “de ir a clase” en el que llevas las últimas lecciones de las asignaturas y folios en blanco. El ahorro esta en que los folios usas los que realmente necesitas, los que no los tienes todos juntos y no tienes libretas a la mitad de uso que muchas veces no vuelves a usar, ademas de un ahorro en espacio ya que no es lo mismo llevar un archivador que cinco libretas (y eso la espalda lo agradece) En cuanto a tema mochila, hacer la inversión en una buena mochila es siempre un acierto, vale que de primeras es un pico, pero a la larga sale mas económico una mochila de 50 euros que uses cuatro años o mas, que todos los años una mochila baratuna que llega a junio a duras penas. Os digo que yo tengo todavía por ahi mi mochila del instituto, me costó un pico, pero era lavarla y vuelta a la carga… y ahí sigue.

 

Que te parecen estos trucos? ¿Cuales son tus estrategias para que la cuenta no tiemble cuando llega septiembre? Cuéntamelo en comentarios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: