Una bendición? No. Prefiero un euromillones

Ayer, en uno de los mil grupos de whatsapp que tengo, una amiga mandó la tipica historia de antes mandaban por powerpoint con ositos y música pastelosa, pero ahora se ha convertido en cadenas de whatsapp y copiapega en facebook (dale like y di amén)

El texto rezaba así:

UNA MADRE ESPECIAL

Dicen que cada año más de cien mil mujeres serán madres de niños con desarrollo limitado.
Me he preguntado cómo son escogidas estas mamás, y como respuesta he imaginado a Dios mirando desde el cielo a la Tierra.
Conforme el Señor observa a las mamás, da instrucciones a un ángel, su secretario, quien anota en una gran libreta.
Cuando Dios mira a una mujer con cualidades especiales, sonríe y ordena:
– Dale a ella un hijo con desarrollo limitado.

El ángel, curioso, pregunta,
– ¿por qué a ella, Señor, si se la ve tan feliz?

Dios responde:
– Así es, mas no podría darle un niño con problemas a una mamá que no supiera reir…, sería cruel.

– Pero, ¿tendrá paciencia, Señor?, pregunta el ángel.

– Yo no quiero que ella tenga paciencia, porque se hundiría en un océano de autocompasión y desolación, respondió Dios, quien siguió diciendo:
– Una vez que el impacto haya pasado y el resentimiento se haya borrado en ella, sabrá manejarlo; ya la observé hoy, es segura e independiente, como se necesita en una madre especial.
Como sabrás, el niño que voy a darle tiene su propio mundo, y ella tiene que permanecer en el suyo… no va a ser fácil, lo sé.

El ángel replicó:
– Pero Señor, yo no creo que, siquiera ella, siga creyendo en Ti después de esto.

Dios sonrió y dijo:
– No importa, eso lo arreglaré; ella es la mujer adecuada, tiene suficiente entereza, además, -ofreció Dios- es una mujer a quien bendeciré toda su vida, ella no se dará cuenta, pero será envidiada.
Sabrá valorar cualquier palabra que salga de la boca de su hijo. Nunca considerará los avances de él como cosa ordinaria; cuando su hijo diga mamá por primera vez, será testigo de su gran esfuerzo y lo amará más; cuando él le describa un árbol o una puesta de sol, los verá como poca gente ve mis creaciones.
Nunca estará sola, yo estaré a su lado cada minuto de cada día de su vida, porque estará haciendo mi trabajo con el mismo amor con el que yo lo haría.

Finalmente el ángel preguntó:
– ¿Quién será el santo patrono del niño?.

Dios le respondió:
– Bastará con que se mire en un espejo, ahí mismo lo encontrará pues el será un ángel….

 

Mi amiga, Arancha, tiene una hija con Sindrome de Down. Clara tiene ya 18 años y la verdad, para los casos que se ven, no es de las que esta peor. Pero fastidia cuando le dicen que muy bien, que tiene comprensión lectora…pero si con esa edad su madre estaba entrando en la universidad! Comprensión lectora? No me toques las narices!

En el grupo hay otra chica, Vanesa, que la conoceréis por su blog Y de verdad tienes tres y su hijo mayor, Rodrigo tiene 9 años y lesión cerebral severa. Por cierto, se presenta en los Bitácoras en Acción Social. Votadla! Ella igual, que que bien que Rodri puede ir al la parada del autobús andando…si venga! Eso lo hace Pollito con 29 meses.

Pues como decía Arancha, que bendición ni que bendición! Tener un hijo con una enfermedad que sabes que no se va a curar es una putada  faena. Que si Dios, el espíritu de Chanquete o quien este ahí arriba se fija en ella, que sea para que le toque la primitiva, no para hacerle la vida mas difícil.

Y ahí llega el quid de la cuestión. Parece que esta mal visto que digas que las dificultades que acarrea el tener un hijo enfermo son una faena, se de muchas madres que por ello han tenido que dejar su carrera laboral para dedicarse por completo a sus cuidados, el desembolso económico que ello conlleva es superior, el no saber si tu sobrevivirás a tu hijo debe ser algo horrible. Pero no, esta sociedad nos obliga a ser hipócritas y decir que es lo mejor del mundo, que es una bendición.

Pues mira, lo siento, yo no lo pienso así. No considero una bendición tener un hijo que no sabes si un día llegara a hablar, que su esperanza de vida es mejor a la de otra persona, que tenga que depender de una maquina para poder respirar, que este toda su vida en una silla de ruedas y con alguien a su lado para sondarle para hacer pipí o limpiarle la baba, lo siento, pero no. Una silla ultimo modelo no es calidad de vida.

A mi mi hijo, sano, fuerte, sin ninguna enfermedad mas allá de una diarrea, un poco de fiebre y mocos, hay días que me desespera, no puedo con el, lo regalaría, se pone de un tonto insoportable que ni el mismo se aguanta (normalmente es sueño, pero como es el niño cabeza, aquí dormir no se estila) pero no, no lo cambiaría por uno mas calmado. El es así y si no lo fuera no seria el.

Pues lo mismo con estos niños “especiales”. Ninguna madre cambiaría a su hijo por otro, ni estando sano ni estando enfermo, pero creo que a todas, si nos dieran a elegir, pediríamos un niño sano. Es mas, todas es lo que esperamos oír cuando vamos a las revisiones y les contamos los dedos una y otra vez una vez están en nuestros brazos. Por eso, a mi que tener un hijo enfermo es una bendición…mira, pues no. Yo también prefiero un euromillones.

6 thoughts on “Una bendición? No. Prefiero un euromillones

  1. Sin duda yo las deseo un euromillon, espero que también Dios se acuerde de ellas cuando nuestros amados políticos retoquen toda la política social, las leyes de dependencia, las ayudas en su escolaridad, la sanidad…
    En mi humilde opinión, sus hijos las hacen especiales y grandes seres humanos, dotadas de una fortaleza enorme para mostrarnos el mundo real. No sé si fue una elección divina o una “bolita en el bombo” que te toca “y te toca”, pero no creo que sea suerte.
    Así que, si las cosas no cambian, solo deseo que tengan suerte para seguir manteniendo el tipo, para tener recursos para cuidar y dar lo mejor a sus hijos sin tener que privarse de una holgura económica “decente”, para que alguien llegue y mueva la política de mierda (no se me ocurre otro calificativo, perdón) para que reciban ayudas económicas y sanitarias, educativas y demás.
    Arancha, Vanesa… qué decir… gracias por acercarnos el mundo real, ese que a veces no se ve.
    Gran reflexión Lorena.
    Muy afortunada por teneros cerca. 😘😘😘

    1. La verdad que si, hay mucho que hacer en cuanto ayudas y programas políticos…y es una pena. Y si, la suerte es que puedan seguir adelante, porque no lo ponen nada fácil. El que tengan hijos asi las hace especiales a ellas también, pero no por ser especiales tienen esos hijos. Esa falsa compasión me revienta. Gracias por leer y comentar! Un besazo Marta.

  2. Pues sí, esa Arancha soy yo. Y aunque es verdad que mi hija cada día me enseña lo que realmente es importante en la vida…. la próxima bendición que me toque que, por favor, sea “al uso”: una lotería de esas que no eres capaz de imaginarte la cantidad.
    Llamadme superficial si queréis.

    1. Pues si, eres una superficial. JAjaja!!! En serio, basta ya de tanta hipocresia al respecto. Respeto si, pero no falsedad.

  3. La que faltaba es la que suscribe, Vanesa. He de decir que no soporto ni las miradas lastimeras, ni la condescendencia, ni el “hay otros peores”..pero lo peor es leer y escuchar, como muy bien dice Lorena, lo de que estos pequeños son una bendición de Dios, o unos ángeles. Miren, que Cristo por muy hijo de Dios que era, lió la del pulpo en el mercado a patada limpia con los puestos de los mercaderes, pues yo, como creyente me cabreo y mucho con estas expresiones que flaco favor nos hacen. Desde luego mi hijo puede ser muchas cosas, me ha enseñado infinito, me ha cambiado la vida, no lo querría de otra manera (¿cómo hacerlo?sería otro niño completamente diferente), pero no es un regalo. No lo es. Así que, si pido algo, no va a ser un niño con necesidades, sino quitarme hipotecas, un viaje relajante, como dice mi comadre Arancha, una lotería de esas que no eres capaz de imaginarte la cantidad.

    1. Ahi es, es lo que tienes y te toca bregar con ello, pero ni pena ni admiracion ni una medallita es lo que buscas. A mi es que eso de los powerpoint con ositos me ponen mala…Y si, eres muy rara, que pides facilidades para la vida, no complicaciones. Me alegro que te haya gustado. Un besazo hermosa!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: