Tenemos que hablar.

Creo que hay dos frases en este mundo que acojonan a partes iguales. Que tu pareja te diga “tenemos que hablar” y que unos amigos te digan “nos casamos”.

De la primera frase no voy a decir nada, esto no es el consultorio de Elena Francis, pero de los segundo…uf! Menudo añito llevo.

A ver, que no digo que no me gusten las bodas, ni mucho menos, es más, todos sabemos que las bodas son las nuevas juergas de las madres (y más de las malasmadres) pero cuando te dicen eso tu cerebro empieza a rodar a demasiadas revoluciones.

Empecemos por el principio, aquí todos rondamos la edad casadera y/o de churumbeles. Pero como en el pueblo son más tradicionales, pues lo primero que toca es lo que toca.

No recuerdo si era primavera o verano, pongamos un año ya, estábamos pasando el finde en el pueblo cuando una prima de El Ingeniero nos dijo en el campo (cuando digo campo me refiero la parcela de unos tíos en los que pasamos el sábado con piscina en verano y candela para hacer migas en invierno) que su hermana se casaba el año que viene. A ver, era de esperar, novio formal, piso ya comprado y casi montado y brakets recién quitados y ella siempre decía que cuando le quitaran el aparato se casaba. Estaba al caer. Detalles: boda de noche, celebración en unos salones del pueblo de al lado (copa en jardín, cena en salón y barra libre en discoteca del propio sitio) bus para traslado de invitados que podamos tomarnos nuestros cubaticas tranquilos sin pensar en volver en coche. Guay, genial. Además, tengo un vestido de una boda anterior el cual puedo volverme a poner porque esa boda fue en Granada.

Ahora empieza la parte chula. Domingo, recogiendo los bártulos para volver del finde. Pasa una prima por la puerta y nos dice: que el año que viene nos vamos de boda! Si, tu prima. Nooo! Yo! Que yo también me caso! En Julio!

Genial. Dos bodas en mes y medio. De familia. En el pueblo. No puedo repetir vestido. Mierda. Oh, vaya.

Bueno, son dos bodas en lugares distintos. Esta es en el salón de celebraciones del pueblo. Al menos no repetiremos menú (si, en dos bodas en el mismo sitio con un año de diferencia comí lo mismo. Muy rico y con un año. Pero comer lo mismo en mes y medio como almuerzo de gala no mola). Al menos la diferencia con la boda anterior es que es de mediodía. Pero en julio me da que vamos a pasar algo de calor. Otra ventaja, al ser en el pueblo podemos volver andando del lugar, y de paso airear la borrachera.

Pero ahí no acaba la cosa. Cumpleaños del Ingeniero. Lo llama su mejor amigo para felicitarlo y tal. Oye! Qué hacéis el 13 de agosto? Esto…ir de boda? Premio!! Tercera boda en el pueblo. Al menos esta es boda civil (os puedo recitar el cantar de los cantares de corrido) y es de amigos, por lo que Pollito en casa con los abuelos (inserte aquí  varias flamencas del whatsapp). Y si! En otro sitio distinto a los de las bodas anteriores. Aquí tenemos modalidad de boda civil al aire libre, cena en jardín y barra libre hasta que salga el sol. En este sitio ya fuimos a una boda el año pasado y la verdad que súper bonita y el sitio genial, así que un acierto para los novios. Y algo bueno….puedo repetir vestido! Ole ole ole.

Señores, continuamos para bingo. 8 de enero. En plena resaca navideña el hermano del Ingeniero (Ingeniero2, que aquí son todos de ciencias y carreras técnicas) les dice a sus padres de pasar el finde en Madrid. Que tienen algo que contarnos.  Estamos cenando la familia al completo cuando: bueno, que nos casamos. El 1 de mayo.  En serio? Ya si que necesito un vestido. Puedo apañar 2 vestidos para 3 bodas, pero 4 y siendo 3 de familia en las que saldremos los mismos invitados con la misma ropa, como que no. Eso sí, zapatos repito.

Bueno, tras el shock inicial he de decir que en la primera boda, la del Ingeniero2 lo pasamos muy bien, además, la boda no fue en el pueblo. Fue en pueblo, pero el de ella. Por lo que sí,  otro sitio distinto de celebración. En eso estamos teniendo suerte.

En dos semanas vamos a por la siguiente, llevo un vestido muy chulo, no el que inicialmente pensaba llevar ya que con pollito era complicado ir de tiros largos, bolso de una amiga y tocado de otra. Propongo hacer un fondo común de tocados y bolsos para fiestas, porque si no…que ruina!

Ah! Y si me caso será principalmente por venganza. Que lo sepáis.

¿Estás en la misma situación? ¿Te salen bodas hasta debajo de las piedras? Por favor, dime en comentarios que no soy la única. Ya sabes, mal de muchos… 😉

0 thoughts on “Tenemos que hablar.

  1. Estáis muy solicitados!! jejeje Este año no tengo, por ahora, así que toco madera, y espero que el que vienen igual porque por parte de #elpapa tiene primos para exportar y como les de por casarse a todos a la vez, me da un jari!!!!

    Venga, organizamos las nuestras juntas!!! 😛

    Un besazo!!

  2. Que dicen que de una boda sale otra, y que de doscientas como tú, ni te imaginas,,,Así que te va a tocar en breve, aunque sea por hacer la puñeta. Mientra tanto secundo la idea de crear un fondo común de estilismos para bodorrios y acontecimientos varios. Un beso fuerte

    1. Ufff!! Vanesa, no sabes el acoso y derribo por parte de todos los primos y tios en la boda de mi cuñado…y ya en la barra libre que con los cubatas estaban cariñosos…
      A que mola la idea del fondo común de complementos? Yo en esta llevé un canotier de una amiga y el bolso era de Maria. En esta próxima llevo tocado prestado y he dejado un vestido y un tocado. Tema zapatos no porque es mas complicado, pero el resto…hasta medias de repuesto he prestado!

  3. llevo sin bodas … vamos pa 5 años… vamos que le iba diciendo a la gente q estaba preñada y sin comunion 4 años.. q alegria eso de currar los findes xq me he librado de bastantes. pero te recuerdo q tu boda a mediodia q quiero llevar pamela.. y la tita Yoli queria en septiembre.. el año, sitio y dia es cosa tuya…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: