Soy la leche

Todas las mañanas, después de desayunar, el mismo ritual: coger el extractor, lavarme las manos, coger el embudo y la válvula y un bibe de cristal en su bolsita con un tapón esterilizados.
Por suerte o por desgracia, no trabajo, por lo que Pollito pasa casi todo el día conmigo, por no decir todos los días. Nunca he necesitado dejarle leche en un bibe para que nadie se la de.
Bueno, empecemos por el principio. Desde un primer momento al quedarme embarazada, no me plantee si le iba a dar teta o bibe, la verdad que no lo pensé. Fue entonces cuando una compi de la piscina me dijo de ir a una reunión de un grupo de lactancia, y yo, por dar un paseo pues fui. A partir de ese momento empece a asistir con asiduidad, primero con la barriga, luego con El Niño en brazos.
Creo que he tenido la grandísima suerte de que mi lactancia, salvo por los baches que se presentan al principio, agobios, cansancio y demás, ha sido bastante exitosa. No he tenido grietas, algún principio de mastitis y poco más, pero gracias a estar bien informada, las he superado fácilmente. Lo que digan los demás, por un oído me entra y por otro me sale. Después de casi un año, aL principio me indignaba y me molestaba, luego con el tiempo he aprendido que lo mejor es no meterse, cada uno criamos a nuestros niños como mejor sabemos, y lo mismo que a mi no me gustan que me digan, yo no digo.

Al cumplir Pollito 6 meses, y después de ver por ahí distintas experiencias, me planté un día en el 12 de Octubre y entré en el banco de leche. “Quiero hacerme donante”
El proceso es bien sencillo: rellenas una ficha con tus datos, una pequeña encuesta de salud y te hacen un análisis de sangre (ahí la verdad que la colega me hizo polvo).
Una vez cumplimentado todo esto, te dan todo lo necesario: sacaleches, biberones, pegatinas para identificar cada extracción, una neverita para llevar los bibes y bolsas de esterilización de microondas. No tienen servicio de recogida, pero si vas en coche te pagan el parking. Yo aprovecho ese día que cojo el coche para ya e paso ir a hacer mandados que requieran transporte.
La verdad que nunca me han chorreado los pechos, ni he tenido leche de sobra, tengo la que tengo, pero como bien se sabe, estimulando pues se consigue mas producción. Los principios no fueron fáciles, llevaba bibes de 30ml o poco mas, ahora suelo llevarlos de 70ml.
Y así poco a poco, gota a gota, tirón a tirón, llevo ya más de 4 litros de leche donados. Para mi es una pequeña satisfacción el saber que gracias a la paciencia de Pollito viendo dibujos y la cabezoneria de su madre, hay bebés prematuros y enfermizos que se benefician de la lactancia materna. Sangre me es imposible donar, pero leche, mientras pueda, lo haré.

Para mas información sobre los bancos de leche de España www.aeblh.org/tu-banco/

image

0 thoughts on “Soy la leche

  1. Me ha gustado mucho que compartas tu experiencia con la lactancia y sobre todo que nos cuentes un poquito lo que es ser donante de leche 😉

    En mi caso, di muy poco tiempo el pecho, en parte por problemas de salud y en otra por falta de información y constancia. Si hubiera tenido más facilidad para acudir a grupos de lactancia seguro que hubiera alargado ese periodo y hubiera tenido más éxito 😉

    1. La verdad que yo tengo comprobado que la información es poder, yo creo que sin información y las presiones familiares no llevaria ya 11 meses de tetilla. Yo ya voy a los grupos de lactancia para que vean las mamis que se puede llegar lejos y que de todo se sale (también para que Pollito juegue y desfogue con otros amiguitos). Y lo de la donación, pues lo mismo, constancia y querer ayudar. Un besito guapa!!

  2. Yo es algo de lo que me arrepiento un poco. De no haber ido a un grupo de lactancia que me hubiese ayudado. Hice 6 meses de lactancia, 3 de ellos mixta. Pero bueno, al menos lo intenté lo mejor que pude en ese momento. Me alegra mucho leer que haces una labor tan bonita 😉

    1. Mejor intentarlo que no abandonar a la primera! Seguro que si tienes otro y vas a un grupo lo consigues. Para mi ha sido una experiencia la mar de gratificante. Y lo de ser donante…ya que lo de donar sangre me da un yuyu increible y me pongo medio mala cuando me tienen que hacer analisis, pues dije: dono leche que me resulta muy fácil. Gracias por tu comentario 😘

  3. Pingback: Premio Dardos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: