Organizar una boda y no morir en el intento: el vestido

Pues bien, ya tenemos el sitio, la hora y el lugar de la boda.

¿Qué toca ahora? Si! Toca vestirse. Quien se ha casado o quiera casarse miente si nunca ha soñado con ese momento en el que vas como una princesa Disney con una falda con mil millones de capas cual pompón (o lechuga, según se mire) y en donde parece que vas flotando. Pero la realidad puede ser así, o no.

Bien es sabido que los programas de telerrealidad de estos canales temáticos de carnaza nos venden una idea distorsionada de lo que es en realidad. Una ve novias cuyos vestidos le caen perfectos a la primera, el séquito de damas de honor, el padre, la madre, los suegros y hasta uno que pasaba por ahí para ver la prueba…con mejores o peores resultados. Pues bueno, a veces será asi, otras no.

Mi experiencia fue la siguiente:

  • Yo soy muy consciente de mis limitaciones. Se lo que me cae bien y lo que no y no soy una persona obsesionada con el numero de talla que deba o no deba tener. Me pruebo cosas y lo que me gusta como me queda me lo compro. Con esto iba a ser igual. No me iba a obsesionar con si la talla era una 40, 42 o 50. El que me gustara y el que se ajustara a mi presupuesto seria el elegido.
  • Primero hice una búsqueda por internet. Busqué los catálogos de las firmas archiconocidas y luego fui indagando en tiendas de la ciudad. De gran ayuda fue la web de Bodas.net. Aunque no me caso donde vivo, tenia muy claro que me lo compraría aquí, ya que por pruebas y demás me era mas cómodo. Una vez visto lo que se llevaba, empece a descartar lo que yo no quería llevar. Vengo de 4 bodas este año, y no es por nada, pero no quería llevar nada que se pareciera a los vestidos de esas novias. Ellas iban guapísimas, cada una en su estilo, pero yo no quería para mi nada parecido.
  • Una vez que ves lo que hay en las tiendas y acotas tus preferencias, eliges diseñadores. Por probar, pedí cita en las dos firmas top sellers, habiendo visto y estudiado su pagina web. También en una feria de bodas que fui cogí cita (no muy convencida) en otra firma, que no es muy conocida, pero que de primeras no tenia vestidos feos.

los-vestidos-de-novia-mas-feos-modelo-hello-kitty vestido-de-novia-moderno1

 

  • Fui sola. Si. Todo el mundo lleva a un sequito de familiares, amigos, conocidos, al perro….yo no. Soy asi. No queria interrupciones en la primera visita, ni que me dijeran si me sobra peso o no. Eso yo ya lo se. Como he dicho antes, se mis limitaciones y lo que me favorece o no.
  • Una vez hecha la primera criba, cuadré agenda con mi madre para que viniera a acompañarme para una segunda prueba y entonces elegir. No es que me fuera a comprar el vestido antes de tener el novio, pero si quería tenerlo con tiempo por los posibles imprevistos que puedan suceder, como que no lo puedan pedir a fabrica por los tiempos y si tengo un vestido del que me enamoro locamente que me digan que no me lo pueden hacer.

A la caza del vestido.

Llegó el dia de las citas. Deje a Pollito en su Madre de dia y me fui a la primera firma que tenia cita.

  • Firma numero uno.

La chica que me antendio me enseñó el catalogo y fue apuntando los vestidos que le iba diciendo. De primeras le dije que solo me gustaba uno y que era lo que NO queria que tuviera el vestido. Pero ella, paciente me dijo: “vale, pero miramos a ver otros porque lo mismo en el catalogo no te convencen pero luego puestos pues te gusta como te queda”. Soy una mente abierta y facil, asi que ok.

Empiezan las pruebas.

En el probador pues ya sabéis, en ropa interior y te prestan un cancan y unos zapatos de tacón, porque un vestido de fiesta viste mejor con unos tacones que con los calcetines de ositos con los que llevas las botas. Eso es así.

                                                      can-can-volumen c-c-m-150 13fe122bb7cf5882a09a3e53b755c30f

Esto es un cancan para quien no lo sepa. Según el corte del vestido, pues con mas o menos volumen.

Empieza el carrusel de vestidos. Te pruebas uno, te lo miras, te pilla los tirantes si están largos, intentas cerrarlo o lo dejas abierto, o por el contrario si te queda grande te lo ajusta con pinzas o alfileres. Y ahí empiezas el momento “jurado”: me gusta la manga, me gusta el escote, me marca barriga, no me marca barriga, este tipo de tela me gusta, este otro no.

La hora y media que pase allí se fue volando. Me divertí a pesar de ir sola. La asesora se porto estupendamente, y una vez decididos que cuatro vestidos se ajustaban a mis preferencias, me dio una notita con el nombre del vestido y los precios. No fue mal.

  • Firma número dos.

Ese mismo día tenia cita con otra firma. De las de prestigio, nombre y renombre y muchos ceros en la factura. Pero bueno, allá que vamos.

Nada mas llegar me sentaron en una mesa, sola, con una megatablet en la que podía ver los vestidos de la colección con sus precios y que me dijeron que fuera señalando los que me gustaban. Y asi hice.

Tras 10 minutos allí esperando con mis vestidos elegidos, llega una chica (que ni se presentó) y empezó: “este no lo tengo, este no lo tengo, este lo tendría que mirar…” que digo yo, para que me enseñas un catalogo con 300 vestidos si luego no tienes mas de 20 en la tienda.

El probador.

Bajamos al probador. Un poco zulo, la verdad. No daba aspecto acogedor. Y porque fui sola, que si llego a ir con alguien, ¿donde se sientan a esperar a que me quite y me ponga cada vestido?

La asesora me saco un vestido de los que vi en el catalogo, y me gustaba el tacto de la tela, pero no el escote. Ya ahí sugería una modificación (lo que se traduce en échale mas euros al vestido) y la verdad que era bonito, pero sigamos probando.

Volvió con otro vestido del mismo tipo de tela pero de la nueva colección. Este año, para quien no lo sepa, se llevan las espaldas al aire, mucho escote atrás, que como te descuides se te puede llegar a ver hasta la hucha. El vestido una locura, me encantaba como me quedaba….pero el precio…ufff….y la chica decía que era barato! Madre del amor hermoso.

vestidos-de-novia-hippie-2015-new-designer-white-tulle-sexy-backless-font-b-rockabilly-b-font
Esto es una espalda al aire y lo demas es tonteria.

Creo que allí no me probé mas de 4 o 5 vestidos. No se si por política de empresa, porque no tenían mas de lo que yo buscaba o porque se acababa el tiempo de mi cita. Así que me vestí y subí arriba a la caja.

Me dieron un papel con el modelo y los precios de cada vestido. Y me apuntaron una cita para después de vacaciones para ir acompañada a mirar. Ahí se quedo.

No se si fue por la frialdad, los precios o por las movidas que he escuchado de esa firma, pero no. La descarté.

  • Firma número tres.

A la semana siguiente fui a otra tienda. Allí de primeras genial. La  chica super amable, me enseño el catalogo y fuimos decidiendo lo que me gustaba y también me fue aconsejando sobre la marcha. Pasamos al probador.

Momento probador.

Al parecer ese dia ella estaba sola para atender. Me puso en un probador en la planta de calle (que se supone que es para los vestidos de fiesta) y tenia que ir subiendo y bajando para traer los vestidos. La verdad que pasar 10 minutos en un probador sola en ropa interior pasando frío no es algo que me guste hacer muy a menudo…pero allí lo pasé.

Primer vestido que me probé: me encanta. Es parecido al de la firma numero dos, pero el escote me gusta mas como me queda. La asesora me sugiere añadirle un toque de color con un fajin de la misma tela en color y no lo veo mal. Vamos por la buena senda.

Segundo vestido. Me gusta, me gusta la forma y como me queda, pero le veo mucha cola y yo no quiero llevar tanta cola. Me sugiere cortarla pero no se, perdería la gracia. Lo dejamos en reserva.

Tercer vestido. En la foto de catalogo no se ve todo el brillibrilli que llevaba. Aparte de quedarme un poco mas embutido, esos brillos me hacian sentir como si fuera la novia en la boda de farruquito. No. Desilusion.

big_farruquito
Me faltaba la corona

 

También me probé uno que me sugirió la chica que se vendía muy bien. Pero ese tipo de tela no me favorecía. Descartado.

Y un tercer vestido que se asemejaba bastante a mi idea de MI vestido. Me gustaba mucho, muchísimo.

De repente fue como: ya esta. vístete que hemos terminado. Empezaba a haber mas gente en la tienda y la verdad que yo tampoco me quería entretener mucho mas.

En la puerta, mientras cobraba a otra mujer su vestido (la cual había atendido a la vez que a mi) hablaba con otra chica que entraba a probarse y darle cita a otras dos, me dio un tarjetón escrito a lápiz en el que ni siquiera me ponía el nombre del vestido (vestido tul y vestido encaje no creo que sean nombres) mientras me decía: si quieres venir otro día llama y te damos cita. Adiós.

Buff…no se. Creo que en una tienda donde mínimo te vas a gastar el sueldo de mas de una familia en España es como para al menos ser un poco mas amable y despachar un poco mejor.

El vestido.

Paso el verano y ya visto lo visto me decanté por la primera tienda a la que fui. Intenté pedir cita en otra tienda que trabajan esa firma y estuve como 10 minutos dentro y ni un simple hola. Descartado.

En otra a la que fui se empeñaban que esperara a octubre para ir a mirar. A ver, que si, que en octubre tienes la nueva colección, pero que yo me quiero probar ahora, ¿Vale? (léase a lo Belén Esteban)

Así que Madre se vino una semana aquí. Tenia ya la cita pedida y otra vez, tras dejar al peque en La Casita, nos fuimos a esa firma.

La chica que me atendió esta vez no era la misma que me atendió la primera vez que fui (aunque luego resultó que era la que me dio la cita en la feria de bodas que fui) y aparte de los vestidos que ya traía vistos de la primera vez, elegí varios de la nueva colección para probar.

¿Colección 2016 o Coleccion 2017?

Volvemos a las espaldas infinitas. Hubo un par que a la chica del catalogo le quedaban genial, y a mi como a un santo tres pistolas.

En fin, que una vez allí con mi madre de jueza, decidimos el vestido con el que estaba GUAPA. Y ese fue el elegido. Ademas, tenia un descuento por lo que no es que fuera barato…pero no era tan caro como los de las otras firmas. Y el trato insuperable.

¿Queréis saber como es el vestido? Ahhh!!! No. Eso hasta mayo nada de nada.

No lloramos, no bebimos champán ni me emocioné como en los programas de vestidos de novia. Pero si estaba contenta. Se que para muchas chicas este día es el mas esperado de su vida, su sueño anhelado…no negaré que no me haga ilusión, pero tengo otros días guardados en la memoria que hacen emocionarme mas que esto. El día de la boda ya veremos.

Al salir de allí, nos fuimos a comer un bocata calamares para celebrarlo. Mas castizo no se puede ser.

En fin, un segundo paso dado en este viaje que es el organizar una boda. Ahora toca vestir al resto de los protagonistas.

 

 

 

3 thoughts on “Organizar una boda y no morir en el intento: el vestido

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: