Como organizar una boda y no morir en el intento: las invitaciones

Hoy ha venido una prima a casa a comer. Es diseñadora gráfica y en ella pensamos para hacer las invitaciones de boda. Asi que hoy entre ñoquis y caña de lomo hemos ido discutiendo los detalles, tipos de letra y donde mandar a imprimir toda la papelería.

Hay quien piensa que eso ya esta anticuado, que ya no se lleva. Pero a mi personalmente es una de las cosas clásicas que me gustan. Esto, junto a la papelería, es algo que la gente no le da mucha importancia, cogen lo primero que les ofrecen y para adelante.

Papelería: De qué hablamos.

Cuando se habla de papeleria para una boda nos referimos a las invitaciones, el seatting plan (o dónde va cada uno) y cualquier cosa que implique usar papel, un diseño y una imprenta.

Nosotros lo teníamos muy claro.  No queríamos extras. Si, hoy en día se ponen muchas cosas. Que si letras gigantes, que si un cartel en la entrada, que si photocall… Pero sinceramente, que cada uno con su presupuesto haga lo que quiera, que yo haré lo mismo.

Invitaciones.

Una vez que te metes en el mundo boda, hay mil de todo. Como en el mundo de la maternidad.

Hay invitaciones grandes, pequeñas, clásicas, modernas, textos súper rígidos y textos que conversaciones de whatsapp son menos coloquiales. Es mas, hay quien prefiere pasar de las invitaciones y decirlo por vídeo, email o crear una web. Yo no.

1

Seating Plan.

¿Pero esto que es lo que es? Muy fácil. Donde te sientas. Recuerdo de pequeña las bodas que iba con mis padres que esto no existía. Y locura. Aquello parecía las señoras entrando en el Galerías Preciados el primer día de rebajas. Ahora ya no. Un marco, puerta, cuerdas, o lo que se le ocurra al salón, tiene puesto donde van todos y cada uno de los invitados. A mi me parece genial, puesto que así no se quedan mesas colgadas, ni gente si colocar, ni mesas de “restos”. Eso si, el marrón de como colocar a la gente nos lo comemos nosotros. Pero eso da para otro post.

sunset-chaser

 

Banner o cartel de bienvenida.

¿Habéis visto en las ferias, eventos o sitios patrocinados que la marca coloca un cartelón en la entrada a modo de bienvenida? Pues en las bodas por lo visto ahora tambien. Yo, como madre y economista en la vida, lo veo y tengo sentimientos encontrados. Por una parte me gusta, pero por otra pienso…¿Y luego que hago yo con esto? Asi que como estoy en una epoca de minimizar cosas superfluas en mi vida, pues a otra cosa, mariposa. Y mas presupuesto para otra cosa.

930581aa3fad373e259027b837365f3b

Photocall.

No hay sarao español que se precie sin un buen photocall…en las bodas, pues depende del presupuesto. En general un photocall es una tela o vinilo con un fondo en el que los invitados se hacen fotos divertidas con o sin los novios durante la barra libre. A veces lleva atrezzo de pelucas, gorros y cartelitos. Esta chulo, pero también hay que pagarlo (oh, poderoso caballero es don dinero) y en las bodas a las que he ido no le he visto sacarle el rendimiento suficiente para lo que cuesta. Que aquí volvemos al punto anterior, cada uno con su vida.

2

Otros detalles.

Parece que no, pero hay muchos detalles que por mínimos que sean, necesitan una planificación, un presupuesto, y un tiempo de dedicación. En los de papelería, nosotros por ejemplo tenemos que mirar donde vamos a dar los detalles para los invitados. Seguramente miremos alguna bolsa de papel, que si el tiempo y las ganas nos dejan, personalizaremos. También hacer conos de papel para el arroz que se le echa a los novios al final de la ceremonia (miedito) y ya veremos que se nos ocurre mas.

Aqui es importante mirar y comparar precios, porque estamos manejando unas cantidades considerables, y porque euro a euro pues se puede rascar algo del presupuesto. Aqui nos veis al ingeniero y a mi cual azafata del Un, Dos, Tres calculadora en ristre.

1 2

Las invitaciones en si. Nuestras invitaciones.

Nosotros no queremos nada historiado, nada que se salga de lo normal, pero aun así, que sea nuestro. Por eso hemos contratado a una diseñadora gráfica. Sabemos que nuestras invitaciones seran únicas. Que en el mercado hay miles de modelos, pero nos apetecía hacer algo mas que elegir de una lista lo que mas nos gustara.

También con esto nos ayuda a personalizar un poco mas el resto de cosas. No es que la finca la vayamos a decorar como las de los programas de la tele (ay, que daño han hecho esos programas) pero si queremos darle nuestro toque. Y pensamos que llevando una consonancia en la papelería con las invitaciones, el seatting plan y el menú, pues es un poco mas nuestro.

Ah! Y yo, que soy una romántica aunque no lo parezca, a quien pueda dar la invitación en mano, pues se la daré en mano. Y a quien por cualquier circunstancia no pueda ser, se la mandaré por correo. Parecerá una tontería, pero es algo que me hace ilusión, me parece un detalle bonito, que todo el mundo reciba mas o menos al mismo tiempo las invitaciones.

Hasta aquí todo por hoy. Un pasito más dado para El Día.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: