Namara Creaciones. Amor de ganchillo

Una de las cosas que me ha dado el 2.0, como ya sabeis, es conocer gente bonita. Bonita por dentro y por fuera.

Y una de ellas es mi amiga Natalia, una Lanzaroteña afincada en Tenerife que con sus manos hace cositas de crochet con mucho cariño.

Su marca, Namara Creaciones, la podéis ver en Facebook o Instagram. Sobretodo hace Doudous para bebes, chupeteros, collares de lactancia, y los famosos Amigurumis.

Creaciones.

Los doudous son las mantitas de apego que muchos bebes tienen cerca para dormir, para relajarse en el carro o en la cuna. suele ser una cabecita de un animal o muñeco, y una mantita a modo de cuerpo.
Los chupeteros, pues ya sabéis, sujetan el chupe a la ropa del bebe e impiden que se caiga. Estrellas y bolitas de ganchillo son lo mas pedido.
Y los collares de lactancia pues es simplemente un collar de bolas de ganchillo con el cual el peque mientras esta en brazos o en la teta, tenga algo con lo que entretenerse y no se dedique a dar pellizcos a mamá.

Su producto estrella, los Amigurumis.

Sobre los amigurumi, Natalia se explica:
Los Amigurumi vienen de Japón, el término significa algo así como “muñeco tejido” y básicamente son eso: muñecos tejidos mediante ganchillo o crochet.
Dicen los japoneses que cada Amigurumi es único y que poseen alma, y que se convierten en compañeros de vida de aquel a quien se le regala.
A mí me gusta mucho eso de compañero de vida, y me gusta pensar que muchos de esos pequeños van a ser referencia para sus dueños durante algún tiempo.
Y únicos son, por varios motivos. Todo trabajo artesanal es único, porque mis manos, mis movimientos, mi humor, varía, y eso hace que la creación se modifique: más apretado, más suelto, con una expresión o con otra. Por mucho que lo intente, no me salen dos iguales (y tampoco quiero que lo sean).

Materiales.

Se pueden utilizar todos los tipos de materiales que encuentras en una mercería: acrílicos, lanas, mezcla, bambú, algodón…
A mí la experiencia y piel atópica de mi hija me hizo decantarme exclusivamente por el algodón. Eso me limita en algunas texturas, pero me asegura que ningún cliente tenga una reacción con el tejido.
El relleno igual: fibra sintética hipoalergénica. Ojos de seguridad, diseñados para este tipo de muñecos, son idénticos a los de los peluches convencionales.
Y en el caso de las piezas de madera: madera de haya sin tratar (en el caso de las bolas y aros) para que los peques los utilicen de mordedor.
Las pinzas de chupeteros decoradas son de primera calidad, seguras para los peques.
Los patrones: trabajo con patrones propios y con patrones de otras creadoras. Hay artistas maravillosas que da gusto seguir y hacer sus patrones. Pero cuando lo que tengo en mente no lo encuentro, pongo en marcha las agujas y con el método básico de ensayo-error, le doy vida a mis pequeños.

El porque de Namara Creaciones.

Namara nació en un momento en el que todo se desmoronaba, se moría. La frustración por mi incapacidad de crear vida (humana) dio paso a una explosión creativa, a una terapia basada en la creación de otro tipo de “vida” y de ilusión. Cada pequeño se convirtió en un refugio para curar las heridas de un corazón roto.

Cada foto de un peque (o adulto) con uno de los muñecos me llena de ilusión y de ganas de seguir creando, probando y mejorando. Y sobre todo, seguir creciendo como persona u conociendo a gente maravillosa.

 

Como adoptar tu Amigurumi.

Pues es bien fácil, contactas con Natalia por su Instagram o su Facebook, Puedes ver en su galería los trabajos que tiene, habláis, le comentas tu idea, o le dices el que quieres de los que ya ha hecho, concretáis colores, tamaños…y en unas semanas, un nuevo inquilino en casa.

One thought on “Namara Creaciones. Amor de ganchillo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: