El lado oscuro de ser madre

Mucho se habla de ser madre hoy en dia, y mas cuando tienes hijos y te mueves en circulos donde casi todo el mundo es madre.

Todo el mundo ve lo bonito, o lo menos bonito cuando ya tienes a un bebé regordete y rosado entre tus brazos. Pero nadie habla de lo que hay antes.

Y no me refiero a un embarazo sano, a “arrimarse al querer” y el ver como semana a semana crece algo dentro de ti que en unas 40 semanas toca desalojar.

No, muchas parejas no tienen esa suerte.

Parece que todo el mundo “se queda a la primera”, “en un descuido”, “en la luna de miel”. Y no es asi, no a todo el mundo le resulta tan facil.

Pero claro, llegan las voces “expertas” y te dicen que no te quedas porque no estas relajada, que si te relajas el bebé llegará. Pues no, relajarse no lo es todo. En tiempos de guerra nacen niños y precisamente relajados, lo que se dice relajados, la gente no esta.

Por circunstancias (o porque no me se estar quieta) he conocido a varias chicas que les cuesta quedarse embarazadas. O se quedan, y lo pierden. O no les queda mas remedio que despedirse de el porque lo que le esperaría si llegara a nacer no se podría considerar vivir dignamente.

Las leo, les doy ánimos, y pienso la suerte que tuve. Pero también me pongo en su lugar y veo lo difícil que tiene que ser.

Cada una tiene una historia.

Lees historias que hace que se te ponga la piel de gallina.

Hay quien solo tiene una trompa por lo que solo tiene la oportunidad cada dos meses, y encima con quistes por lo que no siempre se ovula.

Quien tiene problemas de coagulación y debe estar tomando medicación durante todo el embarazo.

Si, hay quien se queda embarazada a la primera, pero tal como llega, se va. Y no una vez, varias.

Hay quien de repente ven que esa cosita que 3 semanas atrás se movía y latía, de repente no late. Y ha dejado de crecer. Y hay que quitarlo. Hay que limpiar.

Y te dicen que no pasa nada. ¿Como que no pasa nada? Es algo en lo que has puesto empeño, ganas, esfuerzo, y dinero. Mucho dinero a veces. Porque esto tiene un precio.

En manos de expertos.

Despues de muchos meses de busqueda hay quien se plantea el acudir a especialistas que te ayudan a conseguir un embarazo.

En los anuncios te lo pintan bonito, como el que va a una tienda y escoge un pantalon, se lo prueba, le queda bien y se lo lleva.

Pero no es así. El acudir a una clínica conlleva hacerse pruebas, extracciones, análisis, estimulaciones, quirofanos, reposos. Y esperas, llamadas de teléfono en la que te pueden dar la enhorabuena o decirte que tendremos mas suerte en la próxima.

Y hay mil técnicas. Que te las estudias de memoria y consultas en mil foros y preguntas a gente que esta en tu misma situación y te pueden aconsejar.

Medicación.

Hablando con estas chicas he visto la cantidad de medicación que llevan encima: Adiro, heparina, progesterona, vitaminas de todo tipo…pinchazos, sobres y pastillas que se convierten en su rutina. Yo les digo cariñosamente que cuando necesite algo antes de ir al medico las llamo, que seguro que tienen de todo.

Sustos.

Y cuando llega el ansiado positivo, no te puedes relajar.

Llevas mucho atrás, muchas decepciones, muchas preocupaciones y cada cambio es un nuevo susto.

Se supone que cuando estas embarazada pues no hay regla, pero vas al baño y hay sangre. Susto. Vas al medico. Te exploran. Un hematoma. Amenaza de aborto. Reposo. Y esperar. Esperar que remita, esperar que no afecte al bebé.

Y te duele y te molesta al comer. No son las típicas nauseas. El médico te dice que es cólicos, gastritis o mil cosas mas. Pero estas embarazada y como mucho puedes tomar algo que te alivie. Y poco mas.

Los comentarios de la gente.

Gente que sabes que no lo hace con mala intención, pero dicen cosas que duelen. Duelen mucho. Y te sientes mal porque esa persona te ha hecho sentirte mal y se lo haces saber. Se acercan con un bebe diciéndote que ya te toca, que ya veras que alegría.

Y no puedes evitar sentirte mal, porque ves a ese bebe que no tiene culpa de nada y esa persona te hace que no lo puedas mirar con otros ojos que no sean de rabia, tristeza, pena.

Pero hay otra gente que es empática. A lo mejor no saben lo que es esto, pero tienen cuidado con sus comentarios, con sus acciones. Es mas, si han sido padres recientemente los ves que hablan con cautela de su nueva vida, de su bebé y de sus cosas. Por no molestar.

 Un pequeño milagro.

Y muchas veces no te pasa nada. Pero como no has tenido suerte las veces anteriores, piensas que esta vez tampoco.

Pero pasan los días, pasan las semanas. Y vas sumando. Ves que se mueve, que da patadas, y poco a poco te vuelves a ilusionar.  Esta vez si, esta vez lo has conseguido. Y llega. Llega el pequeño milagro que tiempo atrás pensaste que jamas te tocaría. Pero si, esta ahí.

Ahora solo falta esperar que no sea un pequeño trasto y que la familia no te de mucho la lata. Pero eso es otra historia…

Aqui con Pollito recién salido del cascarón

También añadir que a veces esto no siempre ocurre, hay quien tras muchos intentos, esfuerzos físicos, mentales y monetarios, no llega. Por que? Eso les gustaría saber. Pero en fin, hay que mentalizarse a que esto no tiene por que ser el fin máximo de una persona, aunque sea lo que uno quiere, pero no puede ser. Hay que conformarse con dar cariño a la gente que te rodea, a la familia, a los amigos, porque también ellos nos quieren y nos quieren ver felices. Y a uno mismo. Porque para querer a los demás hay que empezar por quererse a uno mismo.

No he querido extenderme mucho ni profundizar en el tema, puesto que no es algo que me toque de cerca. Hay casos complicados y casos mas fáciles, y casos que llegan a buen puerto a pesar de todo. Pero tengo amigas que escucho y doy animo y apoyo. Porque muchas veces mas que consejos, lo que se necesitan es alguien que les escuche sin replica. Creemos que esto no sucede, hay un gran silencio al respecto. Y muchas veces solo hace falta eso, escuchar.

Y por ultimo decir que esto lo he escrito pensando en mis luchadoras, en mis chicas, que aunque hace poco que las conozco, cada dia me doy cuenta de lo grandes personas que son. En todo hay que ver la parte positiva, y yo saco el haberlas conocido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: