Comenzamos una nueva aventura

Pues como ya comenté el otro día en mi instagram….estoy embarazada! Y no de un poquito. De 12 semanas ya. Vamos, embarazada embarazada.

He querido esperar hasta ahora para contarlo por varias razones:

  1. Quería llegar a una fecha en la que estuviera afianzado. En cualquier momento puede pasar algo, pero no me hace gracia decirlo muy pronto y que luego no sea.
  2. Primero queríamos ir al menos a una visita al medico. Se que hay gente que lo cuenta enseguida, pero nosotros preferimos esperarnos un poco y que se viera bien en la primera ecografia.
  3. La familia primero. Queríamos contarlo a la familia en persona y que no se enteraran por redes sociales. Somos unos románticos.

El principio del todo.

Desde que tuvimos a Pollito siempre pensamos en tener otro mas. No seguidos, pero que tampoco se llevaran mucho tiempo. Con el trabajo que ha dado no me plantee tener otro hasta que no estuviera en el colegio, y este año entraba.

Pero también teníamos otros eventos en mente. En mayo nos casamos, y mira, yo no quería ir a la boda embarazada. Ni de poco ni de mucho. Que estar embarazada es muy bonito, pero también tiene su lado oscuro.

Así que decidimos esperar por lo menos a celebrar la boda y luego pues ya nos pondríamos a ello. Omitiré el resto de detalles porque creo que aquí todos sabemos como se encargan los niños.

Pues eso, que pasada la boda, a buscar el hermanito.

El primer positivo.

A la vuelta de vacaciones, oh! sorpresa! positivo. La verdad, cuando leo en foros de chicas que no saben si están embarazadas o no, o como ha podido ser…en serio? A estas alturas de la vida con estas cosas?

Pienso que hoy en día todos sabemos lo que hay que hacer para quedarse embarazada o para no. Y nosotros, como sabíamos a lo que íbamos, pues cabía esa posibilidad. Y así fue.

De primeras un positivo muy flojito pero ahí estaba. Fui al medico y me repitió la prueba, y tras varios días de espera me mandó los análisis. No se por qué pero mi doctora no era muy crédula, y eso me enfadaba.

Bueno, análisis hecho, cita para recoger los análisis….pero una mañana, un 15 de agosto para ser exactos….susto en el baño. No creo que haya nada en el mundo que le de mas miedo a una embarazada que ir al baño y tener sangre al limpiarse.

Con calma me fui a urgencias y conté la situación. Ecografia y no se veía nada. Análisis de orina y positivo. Así que muestra de sangre y test en sangre. Daba positivo pero muy bajo. Amenaza de aborto.

Volvimos a casa y aquello empezó a suceder. En fin. Fin de la historia. A los 3 días se confirmo que no seguía adelante. Aborto bioquímico.

Pues nada, a seguir intentándolo.

Nunca se es consciente de las veces que sucede esto hasta que no lo pones en común con mas personas. He llegado a conocer a gente que ha tenido hasta 4 o 5 seguidos.

Y he tenido suerte, porque ha sido solo uno.

Seguimos con la búsqueda.

Según sea de avanzado el aborto, si ha sido con medicación o no, y también según el medico, te aconsejan esperar uno o mas ciclos. A nosotros nos dijeron que con uno seria suficiente. Así que fuimos obedientes y esperamos un poco.

Al poco, otro positivo. Y este si se ha quedado. Aquí esta dando la lata 24 horas al día.

Ahora que me paro a pensar, la otra vez me encontraba demasiado bien. Y aunque con Pollito tuve un embarazo fenomenal, no se, sospechaba.

Como me siento con este segundo embarazo.

Primero, algo asustada. Siempre lo digo, lo dijimos con Pollito, y ahora no es menos. Nunca es buen momento para tener un niño. Pero si te pones a pensar en cuando…no lo tendría nunca. Y Queríamos tener otro. Pollito da mucha guerra, y es un autentico personaje. Pero no se, eso de tener dos y volvernos locos del todo…nos va la marcha.

Nauseas matutinas.

Jajajaja!! Matutinas? Todo el día! Y lo peor es que solo se pasan comiendo. Así que estoy todo el día que si una galleta, un trozo pan, un plátano, ahora una mandarina…suerte que me obligo a andar, que si no iría a los sitios rodando. Cuando me preguntan como estoy mi respuesta es: de domingo tras salir el sábado de fiesta.

Cambios en el cuerpo.

Tengo barriga desde el primer día. Todo el mundo me dice que con el segundo la barriga sale antes…pero vamos! Esto es exagerado. Llevo con pantalones premamá desde la semana 6. Y a veces me dan tirones los músculos, nada agradable. Y los pechotes?? El otro día mi amiga Raquel me dijo que me los veía “mas turgentes”…vamos, que en nada tengo que cambiar de sujetador porque rebosan. Y gracias a Dios todavía no me siento muy hinchada ni con los tobillos mas gordos que mis rodillas. Lo dejaremos para el final, que ademas me pilla entrando el calorcito.

Cansancio.

Una vez llegados a la semana 12, parece que el cuerpo se va haciendo a “lacosa” (si, la he llamado así en honor a mi amiga Ro, que su chico dice que es un nombre elegante y unisex) por lo que el cansancio va remitiendo. Pero hasta la semana pasada, a las 7 de la tarde mi cuerpecito pedía tierra. Aquí si noto la diferencia con el anterior embarazo. Claro, alma de cántaro, en el otro no tenias un ser pululando a tu alrededor y podías tirarte la mitad de la tarde tumbada en el sofá reposando este cuerpo serrano.

Pero ahora no, ahora las tardes es ir al cole a recoger a la fiera, volver, ir a la piscina el día que toca, jugar, recoger…el único rato de “descanso” es el ratito que vemos los dibujos.

Las noches.

Al tener mas barriga. Me cuesta mas trabajo pillar la postura. Y yo soy de dormir boca abajo. Asi que no lo llevo muy bien que digamos. Y si le juntamos una noche que el peque quiera dormir cerca, y el tenerme que levantar al baño porque no puedo mas…en fin. Una postal.

 

Médicos, pruebas y otros menesteres.

Ya he ido al médico. Ha confirmado que solo hay uno. Y que por ahora esta todo perfecto.

Al ser mayor de 35 años, he tenido que pasar por la prueba de la curva de glucosa en este primer trimestre. Todo el mundo ya lo sabrá. Pero es esa prueba en la que te sacan sangre, te bebes un jarabe que es 50 gramos de glucosa, esperas una hora y te vuelven a sacar sangre. Vamos, una alegría. Espero que salga bien porque si no toca repetirla, pero en lugar de estar una hora, estas dos o tres y (con sus consiguientes pinchazos) y tomar  75 o 100 gramos de glucosa. Un festival.

En breve voy a la ecografia de las 12 semanas. En la que ya se verá al bebe mejor formado y se le tomaran medidas para ver el pliegue nucal, si la edad gestacional corresponde a la que me han dado y que todo siga en correcto funcionamiento.

También he visitado a la matrona, que menos mal que cambiaron a las de mi centro de salud y las de ahora son un amor. Actualizadas, con ganas de escucharte y siempre dispuestas a resolver todas tus dudas. Y si no, siempre es bueno tener una amiga matrona, como lo es Maribel, donde en su web Maral Maternal te resuelve todas las dudas y tiene cursos de preparación al parto (Y yo al tener su teléfono siempre tengo acceso directo a ella. Es otro amor del bueno)

 

En fin, por ahora esto va viento en popa y a toda vela. No sabemos lo que es, y no se si lo querremos saber. Con que venga bien y sano tenemos suficiente. Espero poder hacer la crónica de los próximos dos trimestres, y contar como nos enfrentamos a esta nueva etapa!

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: