30 hermanos de leche

Pues creo que hemos llegado hasta aquí. Mi segunda donación de leche materna llega a su fin.

Han sido 6 meses en los que he tenido que sacar tiempo de donde no lo hay para poder dedicarle un ratito. Pero ha llegado un momento en el que me resulta muy complicado.

El haber empezado con un bebé de 3 meses lo ha hecho fácil.  De primeras los bebés pues están ahí, te miran, duermen y no necesitan mucho mas. Puedes hacer cosas mientras ellos simplemente están. Pero ya en el momento en el que empiezan a estar mas rato despiertos. Quieren coger cosas, reptan por el suelo, te reclaman brazos…pues se vuelve un poco complicado.

Al principio lo que hacia era aprovechar sus siestas mañaneras. Llevábamos a Pollito al cole y a la vuelta al estar dormido, pues ahí aprovechaba. Pero ahora…si, se duerme. Pero es cruzar la puerta de casa y tiene como un geolocalizador o sensor de presencia por el que abre los ojos y fin. Es que ni quitarme el abrigo.

Ya ahí pues es combinar las cosas de casa con el estar con el, darle tetilla, jugar, cambiarle el culete…lo que viene a ser cuidar a un bebé.

Por la tarde imposible. Los dos en casa pues se convierte en tarde de juegos, en tarde de no tires del pelo a tu hermano, meriendas, baños, cenas y a dormir.

Así que cambie a hacerlo por la noche.

Algo bueno de que se levanten ambos dos a poner las calles, es que a las 9 de la noche están fundidos. Así que cenando pronto y en la cama, pues sacaba el rato.

Pero ya al final del día se hacia mas complicado, tras todo el día con el peque a demanda, pues no queda mucho que sacar. A ver, salir sale. Pero con mas dificultad.

Ademas tengo que añadir que en este tiempo me ha pasado algo que con el mayor no me había pasado nunca. Hemos visitado mas el pediatra que en 4 años atrás.

Ojo, que los dos son niños sanos, pero el tener un hermano en el cole hace que todo lo pille, pero es que el mayor no se pone malo! Y el peque ahora mismo tiene un cargamento de mocos para todos y mas.

Eso se traduce en que no quiere comer, quiere tetita, las noches las pasa regular con la tos, esta mas mimoso y quiere mas contacto (si es que puede haber mas).

Aquí hay que priorizar, y si se tiene un peque enfermo, pues se esta con el, así nos tengamos que pasar la mañana con el en el sofá y dejar el resto para otro momento.

Así que tras meditarlo mucho he decidido que hasta aquí.

 

Mis cifras.

Pero me quedo con lo bueno.

Han sido 6 meses de donación.

He utilizado unos 100 biberones.

He llevado cada 10-15 días una media de medio litro de leche.

En total he donado mas de 5 litros de leche.

Con esa leche mas de un bebe de la UCIN en los que usan leche materna se habrá alimentado y puesto fuerte para irse con su papas a casa.

Y algo que para mi es bonito. Mis dos hijos, ademas de su respectivo hermano de sangre, tienen sus hermanos de leche.

 

25/3/2019.

Hoy he llevado mis últimos 10 biberones. He devuelto el sacaleches y el bolso nevera.

A falta de contabilizar esta ultima leche, he donado mas de 10 litros, y mis niños tienen 30 hermanos de leche.

Deja un comentario