Organizar una boda y no morir en el intento: el vestido

Pues bien, ya tenemos el sitio, la hora y el lugar de la boda. ¿Qué toca ahora? Si! Toca vestirse. Quien se ha casado o quiera casarse miente si nunca ha soñado con ese momento en el que vas como una princesa Disney con una falda con mil millones de capas cual pompón (o lechuga,